User Tools

Site Tools


darien_provincia_ngr

darien_provincia_ngr

Darien, Provincia (NGR)

Historia

Comentario HGIS

A principios del siglo XVIII, la provincia del Darién se encontró en un estado de total decadencia. En la costa atlántica, se habían establecido los escoceses (aunque esos ya se expulsaron en 1700) y los indios cuna vivían en una total independencia, involucrados tanto en acciones hóstiles como en el comercio ilícito. Entre ellos vivía también un número de colonos franceses en una fragil alianza con grupos indígenas. Los españoles también hicieron política sobre todo en la formación de alianzas con grupos indígenas importantes. Aunque tenemos algunos nombramientos de gobernadores (sujetos al gobernador de Panamá) (AGI,Panama,294) - en 1699 Miguel Cordones, en 1713 Sebastián de Castillo, en 1716 Antonio Luzcando -de ellos, solo Cordones dejó huella en la historia por el desalojo de los escoceses, pero parece que luego dejó su cargo inmediatamente (de los otros dos ni sabemos si fueron a Panamá). Era más bien la familia Carrisoli, cuyos miembros personificaron la presencia española en la provincia como “alcalde justicia mayor y capitán a guerra”. La provincia dependió en un todo de Panamá. Solo durante el mando del virrey Messía de la Cerda se creó una gobernación independiente de Panamá - pero también entonces los nexos a Panamá eran estrechos. En todo momento, la provincia del Darién fue efectivamente una colonia en la costa del Pacífico, mientras que no había presencia en el Atlántico. Cuando sí se fundaron algunas fuertes y poblaciones entre 1780 y 1790, fueron organizados y administrados exclusivamente desde Cartagena de Indias.

Descripción en el Diccionario de Alcedo (1786-1789)

  • DARIEN, Provincia y Gobierno del Reyno de Tierra-Firme, una de las tres, y la mayor, que componen la Comandancia general de este Reyno, confina por el N y por el S con los dos Mares, por el E con la Provincia de Tierra-Firme, y por el O con la del Chocó: tiene de largo 68 leguas E O, y no 100 como dice el Ex Jesuíta Coleti, y cerca de 50 de ancho N S por donde mas se extiende: es país montuoso y áspero, pero no le faltan llanuras en que es muy fértil, aunque abandonado y sin cultivo, pues solo produce algún cacao y tabaco en corta porción, pero de excelente calidad uno y otro: riegan la infinitos rios, que unos desaguan en la mar del S y otros en la del N, en cuyas arenas llevan porción de oro de las muchas minas de este metal que tiene, y de que era la. mas copiosa la de Santa Cruz de Cana, de que se ha sacado infinita riqueza en otros tiempos. Fue esta Provincia la primera de Tierra-Firme en que se establecieron los Españoles, conquistándola el Adelantado Vasco Nuñez de Balboa, en que trabajó con indecible valor el célebre Francisco Pizarro, Conquistador después del Perú: el clima es muy húmedo y enfermizo, por cuya razón se abandonaron las Poblaciones que había, quedando solo un Pueblo corto de Españoles con un pequeño Fuerte, que se guarnecía con un Destacamento que iba todos los meses de Panamá, á fin de guardar y custodiar la mina que hemos referido. Sus naturales, que por numeración que hizo el año de 1747 su Gobernador D. Joaquín Valcarcel de Miranda, componían 5.000 familias, son valerosos y atrevidos, pero crueles, estupidos y de mala fe, incapaces de reducirse á la Religión ni á vida civil, aunque en la apariencia lo han estado varias veces, pero vuelven luego á su idolatría retirándose á los montes: viven de la pesca y de la caza en que son diestrísimos así con la flecha, cuyos arcos son de una madera muy fuerte, pero flexible, que llaman chonta: la flecha es de una cañita muy ligera llamada viruli, y la punta de huesos de pescado, ó de la misma chonta tostada: prefieren para su alimento la carne del mono, de que hay increíble abundancia de varias especies: son muy dados á la embriaguez, y á la sensualidad: para lo primero usan una bebida que llaman mazato, y es un fermento del maíz y del plátano; andan quasi desnudos, y solo llevan un pañete que les cubren por delante, y llaman panequiri; traen todos por gala unas argollitas de oro pendientes de la nariz, cuya ternilla taladran á este fin luego que nacen, y no tienen menos cuidado con dexarse crecer el cabello todo quanto pueden, y dexarlo suelto; las mugeres se adornan las piernas y los brazos con muchos hilos de corales, cuentas de vidrio, y de oro: los Sacerdotes, que llaman Leres, y á quienes tienen singular veneración, se pintan la cara de varios colores, haciendo incisiones para introducir el betún que usan, a y nunca se quita, con que quedan horribles y disformes; dicen que estos hablan con el demonio, y están por ellos arraygados en sus errores y costumbres bestiales: las qualidades de la situación de esta Provincia, que se comunica con los dos Mares, su fertilidad si se cultivara, y su riqueza, han excitado el deseo de establecerse en ella los Ingleses y Franceses: aquellos lo executaron el año de 1699 en el Puerto de la Calidonia, de donde fueron echados por los Españoles 5 y los otros empezaron á establecerse el de 1740, dando principio á las plantaciones de tabaco, pero el de 1754 fueron pasados á cuchillo por los Indios sugeridos de los Ingleses, que les habían dado armas, y enseñado el uso del fusil con tanta destreza como la flecha. Son enemigos de sus confinantes los Chocoes, con quienes tienen continua guerra jurada de padres á hijos, por haber dado muerte los del Darien á un Cura que tenían estos en mucha veneración á fines del siglo pasado, y desde entonces traen todos para beber el cráneo de una calavera de Indio del Darien muerto por sus manos, lo qual y las repetidas epidemias de viruelas han disminuido mucho el número: no es menos el odio que tienen á los Españoles, contra quienes se sublevaron el año de 1719 haciendo increíbles crueldades, hasta que el año de 1740 hicieron la paz con el Teniente General D. Dionisio Martínez de la Vega, Presidente Gobernador y Capitán General del Reyno, siendo condición precisa que se reduxesen á Poblaciones y admitiesen Misioneros que los instruyesen en la Religión Católica, á cuyo efecto envió el Virrey de Santa Fe, que era entonces D. Sebastian de Eslaba, dos Jesuítas de la Provincia de Cartagena por la vanda del N, que fueron los Padres Salvador Grande y Pedro Fabro; y por la del Sur, el Presidente de Panamia, á los Padres Matías Alvarez y Claudio Escobar, que con el mayor zelo formaron los Pueblos de Morineca, Balzas, Tucuti, Chucunaque, Cupa y Yabiza; pero quando creyeron haber logrado el fruto de sus trabajos, abandonaron los Pueblos volviendo á los errores de su idolatria y al retiro de sus montañas, y los Padres se salvaron milagrosamente, debiendo la vida al aviso de una India vieja, con lo qual se perdió enteramente la esperanza de que nunca se reduxesen, y un sugeto de autoridad propuso se libertase de tributos por cierto tiempo á los Indios del Chocó, y se les diese libertad de entrar á exterminarlos, pero pareció al Gobierno demasiada crueldad: el año pasado de 1786 intentó su conquista por armas el Virrey y Arzobispo de Santa Fe D. Antonio Caballero y Góngora, disponiendo una expedición al cargo del Brigadier D. Antonio Arévalo, que hizo diferentes establecimientos y Pueblos; pero el mal clima y la ferocidad de aquellos Indios no han permitido aun el cabal logro de lo que se desea.

Bibliografía

darien_provincia_ngr.txt · Last modified: 2017/03/06 17:55 (external edit)