User Tools

Site Tools


sonora_jurisdiccion_gdj

sonora_jurisdiccion_gdj

Sonora, Jurisdiccion (GDJ)

EntidadIDJUGDSSSO
Variantes San Antonio de la Huerta; Horcasitas

Instancias

RegistrotipoLabelCabeceraCabecera-Wiki DesdeHasta
infotable85033Alcaldia MayorSonoraSan Juan Bautista100520817011732
infotable84155Alcaldia MayorSonoraSan Juan Bautista100520817331748
infotable84152Alcaldia MayorSonoraHorcasitas100490417491778
infotable84153Alcaldia MayorSonoraSan Antonio de las Huertas100520917791786
infotable84154SubdelegacionSonoraSan Antonio de las Huertas100520917871808

Historia

Comentario HGIS

Sonora fue una alcaldía mayor que ya desde el siglo XVII frecuentemente cambió de cabecera. En el siglo XVIII, el real de San Juan Bautista, San Miguel de Horcasitas, San Antonio de las Huertas y últimamente Arizpe tenían esa función. Para 1750, tenía tenencias en Tepache, Matape, Aguaje/San José de Gracia, Soyopa, la Ventana, Nacozari, valle de Sonora, valle de Opodepe y Pimería Alta. El norte de Sonora fue en efecto un reino jesuita sin administración propia y solía ser llamado “provincia de Pimería Alta” 1). A pesar de la titulación confusa en la Ordenanza de 1786 2), que en describir el ámbito de la intendencia de Arizpe dice que “incluye la Alcaldía Mayor llamada de Sonora, y en ésta la de San Antonio de las Huertas”, solo hubo alcaldía mayor, que para 1786 tenía su cabecera en San Antonio de la Huerta. La forma de presentarlo es probablemente reflejo del hecho de que el gobernador mismo estuvo asentado en Arizpe y encargado de la parte septentrional. Para 1741 en el AGI (CONTRATACION,5484,N.1,R.35) hay un expediente de Antonio de los Cobos, quien había adquirido juntamente los títulos de gobernador de Nuevo León y alcalde mayor de Sonora y minas [sic].

Descripción en el Diccionario de Alcedo (1786-1789)

  • SONORA, S. Juan Baptista de la) Provincia y Gobierno de la Nueva España en la América Septentrional, confina por el N con la Pimería alta, sirviéndola de límites el rio Gila; por el Sur con la de Sinaloa, dividiéndolas el rio Hiaquis; por el E con la de Taraumara, y por el O con la Costa del mar de Californias, siguiendo toda la Costa su extensión que es de mas de too leguas, y de 350 de circunferencia en lo que está descubierto y poblado: la descubrió el Capitán Sebastian Vizcaíno el año de 1 596 quando fue á descubrir y reconocer las Californias: tiene el nombre por el de un valle que hay en ella de mas de 60 leguas, y á quien los primeros Españoles llamaron de Señora, corrompido del de Sonora, en que dominaba un Cazique ó Regulo señor de infinitos Indios que poblaban aquel país, y solicitaron voluntariamente reducirse á la Fe Católica el año de 1638, de que se encargaron los Regulares de la Compañía, á cuyo fin nom. braron al P. Bartolomé Castaño que convirtió muchísimos, y después continuaron otros fundando veinte y quatro Pueblos de Misiones de Indios Pimas baxos, Opatas, Tobas, Teguiamas, Heguis, Pimas altos, Ceris, Tepocas y Guaimas, que todas, á excepción de la última, habitan en los mejores valles, aunque pocos, porque propiamente hablando es un ramo de la Sierra Madre, y ninguno se puede atravesar sin pasar por ella: riegan esta Provincia muchos ríos y arroyos que la hacen abundantísima de aguas, y muy fértil para las sementeras de maiz, frixol y trigo, como para cepas y parras que producen muy buenas uvas, aunque no en cantidad, por la poca aplicación de los Indios ó porque ignoran el modo de beneficiarlas bien; asimismo se dan con abundancia varias especies de frutas de aquellas regiones como de las de Europa, y legumbres y hortalizas: tiene muchísimas minas de plata que casi no se trabajan por el excesivo coste que tienen sus labores: para seguridad y custodia de los Pueblos de esta Provincia contra las invasiones de los Indios Apaches se han establecido en diferentes ocasiones cinco presidios de competente número de tropa, con los nombres deVisani, San Felipe de Jesús Guevavi, Horcasitas, Coro de Guachi, Pitiqui, Rio Chico y Buenavista: el año de 1744 hizo un reconocimiento de lo interior de esta Provincia el P. Jacobo Sedelmair de la extinguida Compañia, para pasar al N a reducir la del Moqu :; y el de 1765, hostigados los habitantes de Sonora de las hostilidades que hacían los Indios infieles, ocurrieron al Virrey, que era entonces Marques de Croix, solicitando les diese tropas y auxilios para defenderse, y sin embargo de la escasez de medios en que se hallaba la Real Hacienda, logró que el comercio y algunos particulares supliesen 20o9 pesos para disponer una expedición que fió al cuidado de Don Joseph de Galvez, que á la sazón estaba de Visitador en aquel Reyno, con que se consiguió en seis años de guerra que duró hasta el de 3771 reducir aquellas tribus bárbaras de Indios persiguiéndolos por la aspereza de las sierras y por parages nunca pisados hasta entonces de los Españoles, en que descubrieron ricas minas de oro y plata en diferentes parages, y en el llamado la Cieneguilla, que es en una llanura de mas de 14 leguas, hallaron granos de oro de tanta magnitud que alguno pesó nueve marcos á sola la profundidad de dos pies, con que sacaron muchos miles de marcos de oro sin lavar la tierra removida, tan rica que algunas inteligentes dixeron que podria haber producido hasta un millón de pesos, con lo qual se establecieron allí en poco tiempo mas de dos mil personas, y otro método de gobierno en la Provincia, nombrando un Comandante General, que fué Don Teodoro de Croix, Caballero de Croix y del Orden Teutónico, hoy Coronel y Director del Regimiento de Reales Guardias Walonas, y en memoria de esta expedición tomó el referido Don Joseph de Galvez la denominación de Marques de la Sonora, quardo con otro motivo algunos años después de hizo el Rey gracia de título de Castilla.

Bibliografía

sonora_jurisdiccion_gdj.txt · Last modified: 2017/03/06 17:55 (external edit)